Tratamiento hormonal de la menopausia

En los últimos 10 años se ha producido una gran confusión sobre el empleo del tratamiento hormonal (TH) durante la menopausia, especialmente en su conveniencia y seguridad. En el germen de la polémica florece una obsoleta tesis que defendía que la menopausia es en sí una endocrinopatía necesaria de medicalizarse, y que hacerlo conlleva logros estéticos inmediatos e importantes beneficios a largo plazo. Así, el debate sobre una virtual medicalización indiscriminada de esta etapa de la mujer traspasó las fronteras de la Medicina y trascendió a la Opinión Pública. Sin embargo, ninguna guía de práctica clínica y ninguna Sociedad Científica manifiestan  que la menopausia sea un proceso necesario de medicarse y han desaparecido las recomendaciones sobre su empleo a largo plazo con fines preventivos.

Es cierto que la valoración del estado menopáusico se ha hecho clásicamente desde la perspectiva médica y de espaldas a otros enfoques holísticos. También que algunos posicionamientos de sociedades científicas no han coincidido en el tipo de sus recomendaciones. Y que la sombra de la industria farmacéutica oscurece a menudo los intereses médicos por los “problemas” de este periodo. Con todo, la historia del TH repite lo ocurrido con la de la píldora anticonceptiva, y muchos son los estudios que en la última década han analizado con rigor sus indicaciones y efectos secundarios. Así, el TH se considera ahora como una parte más de la estrategia global de salud para la mujer, priorizando otras sugerencias que realzan cuestiones sobre estilo de vida.

Con esta premisa, y para unificar criterios de uso del TH, el pasado mes de noviembre se reunieron en París todas las sociedades científicas mundiales relacionadas con la menopausia, a la que acudí en representación de la española (AEEM). Se trata de la primera vez que se establece un consenso global sobre una cuestión de Salud de la Mujer, del que expongo el decálogo de recomendaciones.

Decálogo de recomendaciones

  1. La opción de usar TH debe ser individualizada en función de la calidad de vida y otras prioridades de salud, teniendo en cuenta factores de riesgo personales como la edad, el tiempo desde la menopausia y el riesgo de tromboembolismo, infarto o cáncer de mama. La dosis y duración del TH también deben individualizarse.
  2. El TH es el más efectivo para el alivio de los síntomas asociados con la menopausia a cualquier edad, pero su balance beneficios / riesgos es mucho más favorable para las mujeres menores de 60 años que no hayan pasado más de diez años de la menopausia.
  3. El TH es eficaz y apropiado para la prevención de la fracturas osteoporóticas en mujeres menores de 60 años que no hayan pasado más de diez años de la menopausia.
  4. Los ensayos clínicos aleatorios, los estudios de observación y los meta-análisis han demostrado que el uso de estrógenos solos a dosis estándar disminuye la enfermedad coronaria y la mortalidad cardiovascular en las mujeres menores de 60 años que no hayan pasado más de diez años de la menopausia. Cuando se emplea una combinación de estrógenos y gestágenos no se observa ni aumento ni disminución de la enfermedad cardiovascular.
  5. En mujeres que hayan sido histerectomizadas puede emplearse un TH con solo estrógenos, pero las que conserven su útero necesitan de la combinación de estrógenos y gestágenos.
  6. Cuando la mujer presente solo sintomatología vaginal es preferible el uso de estrógenos locales a baja dosis.
  7. El riesgo de tromboembolismo y de ictus se incrementa con el TH oral en mujeres mayores de 60 años. Los estudios de observación muestran que el riesgo es menor con el TH transdérmico.
  8. El riesgo de cáncer de mama asociado al TH en mujeres mayores de 50 años es aún una cuestión controvertida. Solo se ha observado con algunos gestágenos y está relacionado con el tiempo de exposición, y en términos de riesgo absoluto es pequeño y desaparece después de parado el tratamiento. No se recomienda usar TH en mujeres que hayan padecido un cáncer de mama.
  9. En mujeres con Insuficiencia ovárica prematura, el uso de TH es recomendable hasta la edad de la menopausia natural.
  10. Al no existir ningún estudio, no se recomiendan terapias alternativas compuestas de hormonas bioidénticas.

Referencia bibilográfica

Referencia

[1]. de Villiers TJ, Gass ML, Haines CJ, Hall JE, Lobo RA, Pierroz DD, Rees M. Global Consensus Statement on menopausal hormone therapy. Maturitas 2013;74: 391-2. Climacteric 2013; 16: 203-204.